31 julio 2017

Anamorfosis

Es una técnica ingeniosa de perspectiva usada para dar una imagen distorsionada del sujeto representado en una pintura cuando se ve desde el punto de vista usual, pero de tal manera distorsionada que si se ve desde un ángulo especial o si se refleja en un espejo curvo, la distorsión desaparece y la imagen en la pintura resulta normal. Derivado del término griego que significa trasformar, el término anamorfosis se utilizó por vez primera en el siglo XVII, aunque esta técnica había sido una de las más curiosas consecuencias del descubrimiento de la perspectiva en los siglos XIV y XV. Los primeros ejemplos se encuentran en las notas de Leonardo da Vinci. 

Ha sido empleado por grandes pintores como Escher, Dalí... y en enorme número de grafittis callejeros dibujados en el suelo. Exige un manejo inusual de la perspectiva. 


En esta imagen de Escher, podemos ver cómo el autor y su entorno se reflejan en una esfera reflectante que aquel sujeta en su mano izquierda.

Todo el mundo ve a diario ejemplos de anamorfosis: Cuando accedemos a un cruce, podemos ver pintada el el suelo la palabra "stop". Desde el punto de vista del conductor, parece una palabra de tamaño y perspectiva normal. Pero si nos situamos sobre las letras, podemos ver que se trata de signos de tamaño super largo en la dirección en que se mueve el conductor.

Otro ejemplo de anamorfosis en el suelo:

Dibujo real:


Sin embargo, situándose en el lugar apropiado (mirando desde el fondo de la imagen), este mismo dibujo se aprecia con todo su  esplendor:


Otro ejemplo espectacular fué creado por Salvador Dalí. A partir de una foto de la actriz Mae West, creó una habitación completa sustituyendo los rasgos faciales de la estrella de Hollywood por muebles, cortinas o cuadros. 



Como anécdota recuerdo que, hace muchos años, una periodista realizó una entrevista a Salvador Dalí sentado sobre los labios de Mae. En un momento dado, la entrevistadora le pidió permiso para sentarse junto a él, a lo que Dalí respondió: ¡No, no es usted digna de ocupar este lugar!
 
Uno de los primeros cuadros en los que se empleó esta técnica fue pintado por Holbein el Joven (1497-1543). Se trata de "Los embajadores". En este cuadro aparecen dos personajes con ricos ropajes y, entre ellos un misterioso objeto blanco. Ese misterioso objeto es un cráneo humano dibujado mediante la técnica de anamorfosis.

 Imagen extraída de The National Gallery (Londres)


Efectivamente, es un cráneo deformado.  Holbein produce este efecto por medio de una técnica llamada anamorfosis oblicua: la imagen se reconoce cuando la persona que mira el cuadro se coloca en el lado lateral de la obra para mirarla oblicuamente.


Cuando quien mira el cuadro se sitúa en el lugar adecuado, lo que ve es:


Veamos otro vídeo:


Conclusión:


Al realizar una anamorfosis forzamos al observador a buscar un determinado punto de vista previamente establecido, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara. Le obligamos a cambiar de perspectiva, a buscar la manera mirar más adecuada, a cambiar su punto de vista y, de este modo, ver y comprender.

No hay comentarios: