30 enero 2009

El lago que desapareció por un error de cálculo

Hay errores y errores de cálculo, pero uno que lleve a la desaparición de un lago es ciertamente difícil de creer. Y es que el lago Peigneur, en Luisiana pasó de ser un hermoso paisaje y reserva de agua dulce a convertirse en un desolado cráter salado cuando las perforaciones que intentaban explotar una mina de sal en su lecho se toparon con un enorme taladro que buscaba petróleo subterráneo creando un agujero tal que toda el agua del lago fluyó por este.


La operación estaba a cargo de la Diamond Crystal Salt Company, empresa que poseía permiso de explotación de toda la sal bajo el lecho del lago. Años de explotación llevaron a que profundas cavernas fueran creadas a causa de la remoción de la sal. Al mismo tiempo, la petrolera Texaco se encontraba de manera torpe y apresurada realizando profundas excavaciones con un gigantesco taladro con el fin de buscar petróleo en el lecho, sin saber que en el lugar en el que intentaban excavar había un gran pozo subterráneo.

Esta falta de comunicación y un error en los planos originales llevó el 21 de Noviembre de 1980 a que las dos perforaciones se cruzaran, entrando el taladro de Texaco violentamente en la mina y creando literalmente una cascada de agua a presión, disolviendo la sal y consecuentemente desestabilizando las cavernas internas de la mina.

La cascada alcanzó los 50 metros y en unos pocos días llegó a vaciar el lago e inutilizar toda el área. De forma imprevista, los habitantes de la zona vieron como un gigantesco remolino succionaba todas las estructuras que bordeaban el lago, incluida la plataforma de Texaco que se encontraba en medio de este. Además la diferencia de presión provocó que el agua fuese expulsada a la superficie a modo de géiser en algunas partes, destruyendo varias propiedades.

Hoy en día la zona no ha quedado árida, sino que ha sido ocupada por aguas del canal Delcambre, que para desgracia del antiguo ecosistema son saladas. El trágico evento no solo terminó con el canal sino que prácticamente destruyó y reemplazó todo el ecosistema y fauna de la zona. Texaco solo debió pagar una multa de 42 millones de dólares, que para una petrolera es relativamente nada.

El siguiente video se puede ver el proceso:

Logran apagar un incendio en una mina china que llevaba ardiendo 180 años

Esta curiosa e increible noticia fue publicada 29 de Septiembre de 2007.
Su texto íntegro era:

Un incendio, al parecer provocado, que se inició hace 180 años en una mina del noroeste de China ha podido ser apagado este mes por un equipo especial de bomberos que llevaba trabajando en la extinción desde 1997, informó hoy la prensa estatal.

El fuego fue provocado, al parecer, en el siglo XIX por unos mineros que habían discutido con su capataz, en la mina Rujigou de la región autónoma de Ningxia, y aunque los habitantes de la zona habían intentado apagarlo de vez en cuando, los primeros intentos serios de extinguirlo empezaron hace 10 años.

El incendio ha devorado en casi dos siglos 30 millones de toneladas, la décima parte de la reserva total del yacimiento, y ha puesto en peligro a la población local, con la frecuente aparición de humeantes grietas en el suelo y un alto riesgo de corrimientos de tierra. "Una vez vi como una cabra caía en una de esas grietas y era completamente consumida por el fuego en unos pocos minutos", relató a la agencia Xinhua (estatal) Wang Jihai, capitán del escuadrón de 120 bomberos que durante una década trabajó en la extinción del fuego.

Debido a la alta toxicidad que los humos causaban en la mina, cada bombero podía trabajar cerca del incendio 10 minutos como máximo, lo que eternizó las tareas.

Los incendios de larga duración en minas, muy difíciles de apagar debido a las dificultades de acceso, son frecuentes en países como China o la India, debido a la falta de control de muchos pozos pequeños, que son abandonados dejando en su interior grandes cantidades de polvo de carbón, altamente combustible.

El fuego de Rujigou, junto al cercano de la mina de Baijigou, eran considerados, según los expertos, los incendios más antiguos de China, iniciados cuando el país todavía era un imperio bajo el mando de la dinastía Qing.

Los especiales esfuerzos para apagar el incendio de Rujigou se debieron a que el carbón de ese pozo es de una variedad de antracita de altísima calidad, llamada "heibao" ("gema negra") por los mineros chinos.

Fuente

29 enero 2009

¿Cómo funciona un reloj mecánico de cuerda?

Uno de los grandes atractivos de los relojes mecánicos, es ver el contenido de su estructura interna. Observad con detalle todos esos pequeños componentes enlazados perfectamente para cumplir su trabajo nos llena de preguntas sobre dicho funcionamiento. La fascinación por la mecánica en nuestros gustos y aficiones por los relojes nos lleva a muchos a intentar, al menos, entender este proceso mecánico ajustado tan finamente para obtener aquellos resultados tan recurrentes y necesarios en nuestra vida diaria: la lectura de la hora y minutos. En este artículo, se explicará de manera detallada el funcionamiento básico de un reloj de cuerda, haciendo mención de los nombres comunes de los componentes, la distribución dentro de un calibre de estos y el funcionamiento entre ellos para tener una mejor comprensión del principio de función de este tipo de movimientos mecánicos.
El calibre mecánico a detallar es un Duward de carga manual de 15 rubís, fabricado en 1965. La imagen del calibre en cuestión:


Bien, supongamos que lo tomamos de nuestro cajón para llevarlo con nosotros durante un día. La primera acción a realizar es darle cuerda para que el movimiento comience su marcha. Cuando ejercemos esta acción tan simple de primera vista, los resultados en el interior del reloj son diversos, todo aprovechando un principio sencillo de obtener energía através de la manipulación correcta de un componente metálico con ciertas características en su composición, diseño, alojamiento y demás, este componente es el muelle real, el que básicamente provee de energía a estos antiguos movimientos, pero más adelante detallaremos este aspecto.El muelle alamacena energía potencia elástica que se devuelve al reloj a medida que dicho muelle se descomprime. Entonces, cuando damos cuerda a nuestro reloj, esto es lo que sucede dentro de él:


La cuerda se ejerce con la corona de remontúar, se gira, este através de la transmisión o tija y el piñón de remontaje que está debajo del puente (3) acciona la rueda de la corona (4), la cual gira accionando al barrilete, el cual está debajo del rochete (5), este tiene un freno en el trinquete (6) para evitar la regresión de la presión creada mediante la fuerza ejercida al dar cuerda. Pero, ¿Por qué al dar cuerda, necesitamos del trinquete para que frene el retroceso del barrilete? el barrilete al girar carga hacia el centro de su eje el muelle real, este es una espiral metálica que en momento de girar el barrilete se concentra debido a su flexibilidad hacia el centro, por lo cual crea una fuerza ejerciendo presión al liberar la masa metálica. Este es el barrilete que se encuentra debajo del rochete como se refiere en la imagen anterior, cuando damos cuerda al reloj, la carga del muelle real va en el sentido de las flechas:

Ahora bien, una vez que se le da cuerda al reloj, esta presión incrustada en el muelle real se libera através del barrilete, girando para desahogar mueve los dientes del engrane de este. La siguiente imagen nos muestra la continuación de este funcionamiento:

Dicho componente se encuentra enlazado con los dientes de la rueda central o rueda primera (7), el tamaño en micras de los dientes de este engrane y su piñón ejerce fuerza sobre la rueda segunda (8), la cual impulsando la misma fuerza pero con menor tamaño de engrane mueve el piñón de la rueda tercera (9), y finalmente este acciona a la rueda de escape (10). La siguiente imagen muestra de manera más explícita este funcionamiento del tren de rodaje:

La rueda de escape, es el último componente del tren de rodaje, esta ejerce fricción y fuerza controlada con el áncora o paleta (11), por cada impulso, hay una entrada de presión en el rubí o labio de rubí posicionado de lado derecho de la paleta (12) y una salida o escape en el rubí o labio de rubí posicionado de lado izquierdo de la paleta (13). La constante fricción entre la rueda de escape y el áncora, es el típico “tic-tac” de todos los relojes de cuerda mecánicos.


Este movimiento en conjunto y coordinado con la presión proveniente del tren de rodaje mueven al conjunto volante-espiral mediante el choque constante del áncora con el rubí rodante (17), en la imagen anterior, del costado izquierdo está señalado, al girar de forma bi-direccional, choca con el áncora, esta inercia mueve al mencionado conjunto volante-espiral. El cual esta compuesto por el volante (14), el espiral (15), el eje del volante (16) y el rubí rodante:

En la imágen, se señala el componente el cual tiene que ser ajustado para que finalmente el calibre marque la hora y minutos correctos sin adelantar o atrasar su marcha, me refiero a la raqueta o regulador (18). Este movimiento continuo entre la rueda de escape, el áncora y el conjunto volante-espiral regula la marcha del tiempo, su latencia varía, puede ser de 18,000 alternancias por hora (a/h), referido al número de semi-oscilaciones dadas por el volante por cada 60 minutos, 21,600 a/h, 28,800 a/h o hasta 36,000 a/h o más.

Este es el proceso mecánico dentro de nuestro reloj, sencillo de simple vista al tomar la lectura, pero cabe recordar que para que la industria relojera llegara a esos niveles de diseño y funcionamiento mecánico, tuvieron que pasar siglos desde las primeras interpretaciones del tiempo y los ciclos naturales por la civilización humana. Pero, no todo esta explicado, cuando tomamos nuestro reloj, le damos cuerda, este comienza su marcha, ¿qué necesitamos ahora?, pues ajustar la hora y minutos correctos ¿no? Entonces habrá que dar un giro en la explicación hacia otra parte de un calibre mecánico: el sistema de remontuár. Las siguientes imágenes nos muestran a detalle el funcionamiento de la puesta de hora y minutos con el sistema remontuado y sin remontuár:

Sistema en posición normal:

Aquí es muy importante ver las diferencias cuando remontuamos la corona, la siguiente imagen corresponde a dicho sistema ya remontuado:

El funcionamiento no es tan complicado, primero ejerzo presión de salida a la corona de remontar (1), esta mueve a la transmisión o tija (2), inmediatamente acciona al tirete (3) este tira y presiona al muelle flexible del tirete (4), el cual recorre con dicha fuerza al piñón deslizante (5) mediante la báscula (6) y enbona con la rueda de transmisión (7), al dar vuelta a la corona de remontuar este gira en ambas direcciones moviendo así a la rueda de las horas (8) y esta a la de los minutos (9). Sobre este sistema, se encuentra la esfera, la cual tiene insertadas las manecillas de hora y minutos. De esta forma ajusto, la hora y minutos exactos y listo! a dejar que el movimiento haga su trabajo. El resto de los componentes, tiene su nombre específico:



1. Puentes. 2. Tornillos varios. 3. Pivotes de rubí, para evitar la fricción del constante movimiento de los ejes de los engranes y el conjunto volante-espiral. 4. Platina. (cambio de imagen para tener una vista detallada)

Por otro lado, cabe sólo recordar que para algunos relojeros, el tren de rodaje tiene un par de clasificaciones, algo muy importante a tomar en cuenta, ya que la nomenclatura varía entre relojeros, ciudades y países debido a la ausencia de una normatividad al respecto, por ejemplo: 1. Barrilete ó Rueda primera. 2. Rueda central ó Rueda segunda. 3. Rueda segunda ó Rueda tercera. 4. Rueda tercera ó Rueda cuarta. 5. Rueda de escape ó Rueda quinta. Como conclusión, el sistema mecánico de un reloj, es complicado e interesante, años de investigación y desarrollo tuvieron que pasar para que se logren tener esos parámetros de precisión y tamaños tan reducidos. Dichos aspectos de precisión radican en dos aspectos, la precisión del proceso de diseñar componentes minúsculos cuyo funcionamiento están perfectamente calibrados entre si, y la precisión de su adecuado funcionamiento, mantenimiento y ajuste para que en conjunto, realicen su labor que no lo es del todo simple: marcar las horas y minutos. Una vez conociendo este sistema, sabemos que al momento de levantar la muñeca para tomar una lectura de horas y minutos, hay todo un proceso mecánico perfectamente coordinado al interior de estas pequeñas maravillas mecánicas que mientras más sabemos de ellas, más conocemos de lo noble y artística que es nuestra afición. En fin, les agradecería sus valiosos comentarios y correcciones, son todos bienvenidos, a grandes rasgos este es el principio de funcionamiento de un reloj mecánico de carga manual.

Fuente