14 enero 2015

Premios Nobel Ig 2014


Los Premios Ig Nobel son una parodia estadounidense del Premio Nobel y se entregan cada año a principios de octubre por los logros de diez grupos de científicos que "primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar". Organizado por la revista de humor científico Annals of Improbable Research (AIR), que son presentadas por un grupo que incluye a auténticos Premios Nobel, en una ceremonia en el Sanders Theatre, de la Universidad de Harvard. 

«Los premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología».


La ciencia también tiene un sentido del humor y lo ejercita riéndose de sí misma en la tradicional entrega de los Premios Ig Nobel entregados en la Universidad de Harvard por el Instituto de Investigaciones Improbables. Esta ceremonia, que se burla de la seriedad del Premio Nobel, busca celebrar las investigaciones científicas que primero “hacen reír y luego pensar”. 

El nombre,
Ig  es un juego con la palabra Ignoble, que en castellano es Innoble ("que se caracteriza por la vileza, bajeza o mezquindad") y el nombre "Nobel", por Alfred Nobel. Con los años, los organizadores han dado a muchos orígenes satírica de los nombres de los premios, incluyendo una demanda temprana que Ig Nobel se llamaba el hombre que inventó la "Soda Pop".
La lista de ganadores de 2014:


  • Física: Kiyoshi Mabuchi, Kensei Tanaka, Daichi Uchijima y Rina Sakai por medir la fricción entre un zapato y una piel de plátano y entre la piel de plátano y el suelo cuando una persona pisa una piel de plátano que está en el suelo.
  • Neurociencia: Jiangang Liu, Jun Li, Lu Feng, Ling Li, Jie Tian y Kang Lee por intentar entender qué pasa en los cerebros de las personas que creen ver el rostro de Jesús en una tostada –o la neurociencia de la pareidolia.

08 enero 2015

Arca de Noé actual

¿Qué sucedería si poco a poco fueran desapareciendo todas las especies vegetales de la faz de la Tierra?

No se trata de una idea descabellada. Nunca antes hubo tantas especies vegetales amenazadas. Su desaparición total no sólo significa una pérdida irreparable para la diversidad existente, sino que también afecta el equilibrio de todo ecosistema. Pensemos que por cada especie de planta, se estima que existen entre 20 y 40 especies animales que dependen de estas para su supervivencia, por lo que por cada planta extinta pueden desaparecer numerosos animales.

En todos los ecosistemas en peligro, tanto las amenazas naturales como en las que el hombre se ve involucrado se alternan como las principales causas de la extinción de las especies. Lamentablemente, en algunas de las mayores reservas de la biodiversidad, se sufre a diario la pérdida irreparable de muchas plantas, algunas de las que ni siquiera se tiene mucha información.

Amenazas humanas

Nuevamente, la destrucción del hábitat es sindicada como la causa directa de la extinción o vulnerabilidad de muchas especies vegetales. De esta manera, la expansión de zonas urbanas, tierras utilizadas para el cultivo extensivo, la deforestación de vastos sectores e, incluso, incendios forestales intencionales afectan a las plantas que naturalmente habitan dichos lugares, induciendo a su extinción.
La comercialización ilegal es también uno de los graves problemas que afectan a las especies vegetales. Al año, se estima que 7 millones de cactus y 9 millones de orquídeas son recolectados desde sus hábitats naturales para satisfacer los gustos de coleccionistas que buscan las especies raras. Lamentablemente, solo el 10% de los ejemplares capturados sobreviven a la manipulación, hacinamiento, transporte y condiciones higiénicas, por lo que ni siquiera es posible que permanezcan con vida.

¿Soluciones?

Obviamente, la solución pasa por su protección. Pero por si esto fuera imposible, ha habido quien ha pensado en el futuro... Para ello han creado un depósito de semillas, a modo de Arca de Noé salvadora: Bóveda Global de Semillas de Svalbard

Es el almacén de semillas más grande del mundo, creado para salvaguardar la biodiversidad de las especies de cultivos que sirven como alimento en caso de una catástrofe mundial.

Se conoce popularmente como "Bóveda del fin del mundo" (en inglés Doomsday Vault), pues es capaz de resistir terremotos, impactos de bombas nucleares y demás desastres.

La denominación "bóveda" es una mala traducción del inglés "vault", un término arquitectónico que significa "bóveda". En este contexto significa "cámara acorazada", "reserva" o, lo más apropiado en este caso, "banco".

Se construyó a 120 metros de profundidad en una montaña de piedra arenisca en la isla de Spitsbergen. Las obras se iniciaron en marzo de 2007 y se inauguró el 26 de febrero de 2008, con 100 millones de semillas procedentes de un centenar de países de todo el mundo. Los tres almacenes en que está dividida tienen capacidad para 2.000 millones de semillas, que sólo serán extraídas en caso de que se hayan agotado o se destruyan; mientras tanto se conservarán a 18 grados bajo cero en cajas de aluminio cerradas herméticamente, lo que garantiza una baja actividad metabólica y un perfecto estado de conservación durante siglos.

La bóveda es impermeable a la actividad volcánica, los terremotos, la radiación y la crecida del nivel del mar, y en caso de fallo eléctrico, el permafrost (capa de hielo permanentemente congelada) del exterior actuará como refrigerante natural.

La ubicación a 130 metros sobre el nivel del mar asegurará que el suelo esté seco, incluso si aumenta el nivel del mar por derretimiento de los hielos polares.
Las muestras de semillas almacenadas en la bóveda de semillas son las copias de muestras almacenadas en el depósito genebanks. Los investigadores, criadores de planta y otros grupos que desean tener acceso a muestras de semillas no tienen acceso a la bóveda de semillas, deben solicitar muestras en el depósito genebanks.



La bóveda de semillas funciona como una caja de seguridad en un banco. El banco posee el edificio y el depositante posee el contenido de su caja. El Gobierno de Noruega posee el edificio y el depósito genebanks posee las semillas que envían. El depósito de muestras en Svalbard no constituye una transferencia legal de recursos genéticos.

La construcción de la Bóveda de Semillas, que costó aproximadamente 45 millones de coronas noruegas (9 millones de dólares), fue auspiciada enteramente por Noruega.

07 enero 2015

Esto es agua...

   En 2005, tres años antes de su muerte, el escritor y filósofo David Foster Wallace fue invitado por el Kenyon College de Ohio a dar el discurso de la graduación de unos estudiantes de Artes Liberales. Pero lo que tenía que ser un simple discurso de graduación acabó convirtiéndose en una asombrosa reflexión sobre el sentido de los actos humanos, sobre cómo logramos construir sentido a partir de la experiencia, pese a estar encadenados a nuestro inconsciente y a un sinfín de actos automáticos.

   David Foster Wallace (21 de febrero de 1962-12 de septiembre de 2008) fue un escritor estadounidense, muy conocido por su novela "La broma infinita" (Infinite Jest),4 5 considerada por la revista Time como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa del período comprendido entre 1923 y 2006.  

   En este vídeo puedes ver un resumen de dicho discurso "Esto es agua"




   Transcripción del Discurso de Graduación de la promoción de 2005 del Kenyon College, (Gambier, Ohio).

   (Si alguien siente sudores [tos], le aconsejaría que siguiera adelante, porque yo voy a hacerlo. De hecho lo estoy haciendo [murmura mientras levanta su toga y se saca un pañuelo del bolsillo]). Doy la bienvenida [a los ¿“padres”?] y felicito a los graduados de Kenyon de 2005.


   Hay dos peces jóvenes nadando y sucede que se encuentran con un pez más viejo que viene en sentido contrario y que les saluda con la cabeza y dice “Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?” Y los dos peces jóvenes nadan un poco más y entonces uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice “¿Qué diablos es el agua?”.