14 junio 2014

Más duro que el diamente: Carbino

Desde nuestros estudios primarios hemos sabido que el diamante (carbono puro) es la sustancia más dura que existe, según la escala de Mohs.

Pues bien... eso ya no es cierto. Ahora tenemos como tipo duro a CARBINO...

Este material es dos veces más duro que el grafeno, y al menos un 35% más resistente. El estudio realizado por la Universidad de Houston y liderado por Mingjie Liu, asegura que las propiedades del carbino superan a cualquier otro material, incluyendo al diamante y los nanotubos de carbono.

Pero la verdadera magia del carbino aparece cuando se pone en contacto con otras moléculas. Por ejemplo, al mezclarse con carbono, se crea un material superconductor ideal para utilizar en la nanotecnología electromecánica. Al mezclarlo con calcio, el carbino se vuelve una súper esponja almacenadora de hidrógeno, y por supuesto, aun queda mucho por investigar.

La molécula de carbono no puede ser comprimida o estirada, pero puede doblarse formando puentes.
  
El gran “pero” del carbino

De todas formas, las propiedades del carbino aun no son conocidas debido a un pequeño detalle: por el momento solo es un modelo matemático. Pese a que los astrónomos creen que existe en asteroides y polvo espacial, no se ha podido estudiar físicamente. De hecho desde hace algunos años solo se ha logrado sintetizar una cadena de carbino de 44 átomos de longitud como máximo (aunque supuestamente es químicamente más estable que el grafeno). Para que llegue a ser utilizable aun falta mucha investigación al respecto.

Una vez más ¿no es sorprendente todo lo que nos entrega el carbono? De este elemento nace el carbón, el grafito, el diamante, el grafeno y el carbino. Visto de otra forma, es el elemento sobre el cual desarrollamos nuestras sociedades.

Y no olvidemos que la vida está basada en este elemento.

No hay comentarios: