23 enero 2012

¿Primera guerra digital?

El cierre de Megaupload y la huelga digital de esta semana no son más que síntomas de una guerra ya no tan silenciosa que, desde hace una década,  tiene lugar en el mundo por el control de internet.

El World War Web (la guerra mundial de Internet), como la califican ya muchos en las redes sociales, es una fiera batalla que mantienen dos bandos bien definidos, los que defienden la llamada "neutralidad de internet" y los que no, es decir, entre los que quieren mantener su estado actual y los que quieren regularla.  

¿Por qué ahora?

Según Javier de la Cueva, abogado experto en derecho de internet, las polémicas leyes Sopa y Pipa en Estados Unidos, son ejemplos de ofensivas legislativas que esconden, no sólo intereses económicos sino el renovado afán político por controlar la red.

"Wikileaks, los disturbios en el norte de África... El poder político se ha aliado con la industria del entretenimiento porque tiene el mismo interés de controlar el internet", explicó de la Cueva.

"La ley Sinde española le concede al gobierno la potestad de controlar internet, quitándole a los jueces esta potestad, y es lo que se está tratando de implantar en Estados Unidos", aclaró.

"Buena parte de estas legislaciones lo que buscan es controlar los derechos de la propiedad intelectual y tiene como repercusión que el gobierno pueda controlar los contenidos de la red"

Y a nivel económico no hay nada nuevo bajo el sol, dice, ya que la "tensión existente está describiendo el ciclo histórico que vivimos, el que existe entre la propiedad intelectual colectiva, representada por Wikipedia y Linux y una privativa, que es la de la industria del contenido".

Recordemos la quema de libros durante la Inquisición o en Farenheit 451. En el fondo no es ni más ni menos,  que un intento totalitario de inmiscuirse en la vida social de los paises desde el trono de los poderosos. Cuidado con estos intentos de controlar el comportamiento y el modo de pensar... "célebres personajes" ya lo intentaron (revisa la historia de cualquier país en busca de dictadores). Con la globalización, el control quieren que sea global, lógicamente.

En lo personal... no defiendo las descargas. Pero tampoco entiendo que los derechos de autor no tengan una fecha de caducidad muy breve. 

Si un cantante ha hecho una excelente canción... que cobre en sus actuaciones (eso que ahora llaman "conciertos" en directo (si hay alguna en directo) y no durante toda la vida por escuchar su música en un disco).

Si en todas las profesiones del mundo fuera igual, tendríamos que pagar a los herederos de los constructores de nuestras catedrales cada vez que las miramos. ¿Los herederos de Leonardo da Vinci, si los tuvo,  cobran cada vez que alguien mira la Gioconda?. Si yo hace 10 años impartí una clase de matemáticas excelente.... ¿me pagaron más o sigo cobrando por aquella clase de alta calidad? Pues ¡NO!

Por  lo que a mi respecta, aunque apenas lo hago, me considero con derecho a descargar lo que me de la gana, dado que durante 10 años he tenido una web con archivos de programación (hechos por mi), de libre descarga para ayudar a quien lo necesitara. Puedo presumir de que se han descargado de mi web varios miles de gigas, con cientos de miles de visitantes y... una media docena me han dado las gracias. He aportado yo más a los conocimientos de miles de personas que la satisfaccion que pueda producir la descarga de un album de cualquier cantamañanas privilegiado apoyado por toda una multinacional que pretende ganar dinero con una canción repetida una y otra vez. Y no me considero frustrado por pagar todos los años el registro y el hosting de la web... al contrario: me siento orgulloso de poder ayudar a alguien que lo necesite, aunque me cueste dinero

Y quien quiera vivir, eternamente, a cuenta de los derechos de autor... es un miserable. 

Ismael

1 comentario:

NINES dijo...

muy buena idea , lo de pagar a los descendientes de las catedrales , anda que teniamos que estar pagando por todo,