30 agosto 2011

Cuatros frases...

...sobre los jóvenes actuales. Lee despacio las siguientes cuatro frases:

1) "Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos on hoy unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos"

2) "Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible"

3) "Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos"

4) "Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será no será capaz de mantener nuestra cultura"

¿Estás de acuerdo con ellas? ¿Crees que nuestros jóvenes actuales son así?

Pues sigue leyendo...


La primera frase es de Sócrates (470-399 antes de Cristo).
La segunda es de Hesíodo (720 a. de C.)
La tercera fue escrita por un sacerdote del año 2000 a. de C.
La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla en la ruinas de Babilonia (actual Bagdad), con una antigüedad de uno 4000 años.

Hay poco nuevo bajo la capa de las estrellas, creámoslo o no... siempre fue así.

Por tanto, podemos relajarnos, pero aquí tenemos una buena recomendación:

DECÁLOGO PARA HACER DE SU HIJO UN DELINCUENTE

(Por el juez de menores de Granada, Emilio Calatayud)

1) Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2) No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3) Cuando diga palabrotas,  ríaselas. Esto le animará a hacer cosas más graciosas.

4) No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5) Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.

6) Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7) Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño,  así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizás por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8) Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9) Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10) Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tiene prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Salamanca, 30/08/2011   Gracias a Jesús Giménez (SJ)

Ismael


2 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando los hijos son pequen~os son egoistas , tiranos ... pero cambiaran con la edad , tengo fe en ellos

Anónimo dijo...

Con todo respeto aqui y en todo el mundo en cualquier circunstancia, lo que se ve reflejado siempre depende de las bases, es decir, si un arquitecto a una construcción no le pone buenos cimientos los muros se cuartean y la construcción se puede venir abajo; esto aplicado en los jovenes los cimientos son desde un orden jerarquico: los valores que nos dan nuestros padre (por que si no se les enseñan los valores no saven comportarse ni limitar sus acciones) el segundo es la sociedad donde viva recuerden no todos tenemos las mismas costumbres y finalmente la educación escolar; ademas si a esto le incluimos que como jovenes nos queremos comer el mundo de un solo bocado pero claro no todos savemos utilizar eso de una forma producctiva por la diferencia de valores...yo soy una joven de veinte años de edad y nunca eh sido respetuosa siempre doy a conocer mis ideas y aun asi haciendo uso de mi inteligencia intrapersonal considero que me eh equivocado mucho por apresurarme a vivir, pero aun asi no me identifico en los anteriores puntos de vista de nosotros los jovenes y tampoco identifico a muchos otros.
Recordemos la sociedad esta en un cambio constante hay buenas o malas, pero si enfatizamos en los cimientos los valores no se pierden.