03 julio 2011

Grandiosa historia de amor

Esta es la historia de unos verdaderos héroes que no llevan capa roja y que tienen los mismos superpoderes que todos nosotros. Pero ellos no han dejado que se oxiden:

Rick Hoyt nació en 1962 en un parto en el que la falta de oxígeno en el cerebro a consecuencia del cordón umbilical apretando el cuello le produjo una discapacidad .
Los médicos aconsejaron a la familia que “olvidasen a su hijo y lo ingresasen en una institución porque “sólo” sería un vegetal el resto de su vida”.

Esos médicos demuestran cuáles son los valores del paradigma científico oficial que sólo contempla al ser humano como un cuerpo físico, una máquina que funciona según sus conocimientos, y si hay una pieza defectuosa externa pues no sirve.

La familia Hoyt no hizo caso de ese veredicto y se llevaron a su bebé a casa para criarlo como un niño “normal”: con cariño, dedicación e integrándolo en todas las actividades de la familia.
 
Los padres lucharon para integrar a su hijo en el sistema escolar público, haciendo que los directores y profesores vieran más allá de las limitaciones físicas del niño, y lo consiguieron.

A la edad de 12 años y gracias a los ingenieros de la Universidad Tufts, Rick fue capaz de aprender a usar un ordenador especial para comunicarse usando movimientos de su cabeza. Las primeras palabras que logró escribir fueron “¡Vamos Bruins!” (el equipo de hockey sobre hielo de Boston ) y la familia comprendió que adoraba los deportes y los “expertos” que el sentido del humor indicaba inteligencia.

Comenzaron participando en una pequeña carrera benéfica en el colegio y a la vista del bienestar que esto producía en el chico, siguieron entrenando hasta “el infinito”: 

“Papá, cuando estoy corriendo siento que no soy discapacitado”.Rick Hoyt

El padre es Teniente Coronel retirado de las Fuerzas Armadas de EEUU y sabe muy bien lo que es la disciplina y la perseverancia.

Así que con una silla especial acoplada al frente de su bicicleta, un bote especial que arrastra cuando nada y una silla de ruedas adaptada cuando corren han participado en más de 950 carreras, 65 maratones, 20 diatlones y 6 triatlones IRONMAN que consiste en lo siguiente:

1.    Nadar en el mar o lago un tramo de 4 km (con el frío de la mañana). En una barca hinchable, arrastra a su hijo.
2.    Coger la bicicleta inmediatamente después de nadar y recorrer un trayecto de 180 km ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas
3.    Tras la ruta en bicicleta, la prueba finaliza con un maratón de 42,195 km.



La Ironman que vemos en el video  la realizaron con 66 años Dick y 44 Rick. Los campeones llegaron a la meta en unas 8 horas y un padre jubilado con un hijo discapacitado lo hicieron en 17 horas. ¡Mucho más de lo que haríamos la mayoría de la población joven!
.
¿Qué energía es capaz de conseguir eso? Una más poderosa que la atómica: LA FUERZA DEL AMOR Y LA VOLUNTAD.

Al principio, encontraron “resistencias” y poca comprensión y empatía por parte de los participantes y los espectadores de las carreras porque la sociedad tiende a excluir a los “diferentes”, pero paulatinamente eso cambió y las personas esperaban horas y horas para ver llegar a los Hoyt a la meta y aplaudirles:
“Nadie quería a Rick en una carrera. Todos nos miraban, nadie nos hablaba, nadie quería tener nada que ver con nosotros. Pero no los culpaba, la gente normalmente no esta educada, y nunca habían visto nadie como nosotros. Sin embargo, con el paso del tiempo, se dieron cuenta de que era una persona como cualquier otra. Además, él tiene un gran sentido del humor.” Dick Hoyt.

“Al principio nadie me hablaba. Sin embargo, después de unas cuantas carreras, algunos atletas se me acercaban y empezaban a hablarme. (…) Ahora muchos atletas se me acercan antes de las carreras o triatlones para desearme suerte” Rick Hoyt
Hoy en día Rick es licenciado por la de la Universidad de Boston en Educación Especial, trabaja en el Colegio de Boston desarrollando sistemas informáticos para que personas como él puedan comunicarse y continúa compitiendo con su padre.
Además, son oradores motivacionales, un caso similar a Nick Vujicic, y han creado La Fundación Hoyt, Inc. para ayudar a las personas con discapacidad a integrarse en todas las actividades familiares y comunitarias, especialmente en los deportes, en casa, en las escuelas, y en el lugar de trabajo.

Cada uno puede extraer de esta historia la moraleja que desee porque está llena de lecciones y de matices, pero un punto de partida sería que reflexionemos sobre lo siguiente:
  • ¿Qué es la Vida? ¿Habrían sido más felices los Hoyt habiendo internado a su hijo y teniendo una existencia “más cómoda” sin luchar contracorriente? ¿Habrían conseguido realizarse como personas hasta el mismo nivel? 
  • ¿Qué son los niños “normales” y qué son los padres “normales”?
  • ¿Es más incapacitada una vida con problemas físicos o psíquicos que una vida con “todos los órganos” pero esclava de las drogas, consumismo, medicamentos, pesimismo, o vidas aletargadas en las que se “sobrevive” por inercia sin sacar nunca todo lo que llevamos dentro?
  • ¿Es más fácil lamentarse que actuar? ¿Somos víctimas o actores principales de nuestra vida?
  • ¿Hay que confiar en los pronósticos de una medicina de un paradigma obsoleto? Los padres de Lorenzo Odone no lo hicieron y su hijo vivió 22 años más de lo “previsto”.
  • ¿Son las crisis, obstáculos los que nos hacen despertar y son oportunidades de crecimiento?
VIVIMOS PARA DEJAR EL MUNDO MEJOR DE CÓMO LO ENCONTRAMOS. Algunos suspenden, la mayoría, supongo, que aprobaremos con más o menos “nota”, y unos pocos sacan matrícula de honor.

Desde luego la familia Hoyt en pleno, porque en los vídeos nunca vemos a la madre, los hermanos y los familiares, son de los sobresalientes y gracias a ellos todos sabemos que PODEMOS.

Sitio oficial: Team Hoyt
Más información: Wikipedia
Música de la canción CAN: Mercyme
En El Blog Alternativo: Artículos sobre discapacidad y poder

Ismael

1 comentario:

nines dijo...

que emocion , estoy llorando como una tonta , que maravilla de padre .