12 marzo 2010

Adiós, DON MIGUEL, maestro del castellano

Hace años que no le veía cerca del Campo Grande, por el paseo de Filipinos de Valladolid. Hablé con él varias veces. Algunas veces me crucé con él y al saludarle con un ¡buenas tardes, Don Miguel !, respondia con la misma calided personal que él despedía. Cuando hablé con él, respondía con la misma calidad linguística que desprendía en sus textos. Como ser humano, a su lado uno se sentía poca cosa.
Don Miguel Delibes, murío hoy 12 de Marzo de 2010 en su ciudad de toda la vida, Valladolid. Un cáncer nos privó de su lenguaje castellano inigualable. Para mí, nadie ha dicho tantas cosas con tan sencillaras palabras.
Miguel Delibes Setién, nació en Valladolid el 17 de Octubre de 1920. Novelista brillante, escritor de sencilla prosa, conmovedora, descriptor de esa Castilla nuestra de paisaje eterno en la distancia y en el tiempo. Miembro de la Real Academia de la Lengua, en el sillon "e". Licenciado en Comercio, comenzó su carrera como caricaturista y columnista del diario local "El Norte de Castilla", periódico que llegó a dirigir, para pasar de forma gradual a dedicarse en exclusiva a la novela.
En este cambio hacia la novela, tuvo mucho que ver su esposa, a quien amó profundamente. Cuando ella murío (1974), Don Miguel sufrió un duro golpe que le afectó para siempre.
Gran conocedor de la fauna y flora de su entorno geográfico, apasionado de la caza, pesca y de todo lo relaconado con el mundo rural. Supo plasmar en sus obras todo lo relativo a Castilla y a la caza desde la perspectiva de una persona urbana pero que no había perdido el contacto con ese mundo.
Se trata por tanto de una de las grandes figuras de la literatura española de la postguerra, por lo cual fue reconocido con multitud de galardones, pero su influencia va aún más allá, ya que varias de sus obras han sido adaptadas al teatro y se han llevado al cine, siendo premiadas en certámenes como el Festival de Cannes.
Marcado profundamente por la muerte de su mujer, Ángeles Castro, en 1974, en 1998 padeció un cáncer de colon, del que nunca llegó a recuperarse completamente, lo que detuvo prácticamente por completo su carrera literaria y le llevó a la apatía y prácticamente al ostracismo hasta su muerte en 2010.
Su historia:
Tras contraer matrimonio, comenzó la carrera literaria de Miguel Delibes. Se abrió entonces un trienio clave que marcó su carrera: en 1947 comenzó a escribir su primera obra, "La sombra del ciprés es alargada" y nació su hijo Miguel, conocido biólogo. En 1948, recibió el Premio Nada por el libro citado, comenzando así a despuntar en el panorama novelístico español. Poco después nació su hija Ángeles, conocida bióloga e investigadora. En 1949, publicó "Aún es de día" que sufrió la acción de la censura. Como catedrático de Historia en la Escuela de Comercio, hubo de enfrentarse también a los censores franquistas a la hora de tratar en sus clases lo concerniente a la victoria nacional en la Guerra Civil. A mediados de año nació Germán, su tercer hijo, y catedrático de Prehistoria de Universidad de Valladolid.

Caza, una de sus aficiones

En 1950 se inició una nueva etapa en la carrera literaria del escritor: tras sufrir un brote de tuberculosis, publicó "El camino", su tercera novela, en la que narra el proceso que sufre un niño en el descubrimiento de la vida y de la experiencia ante la amenaza de dejar el campo y marchar a la ciudad, obra que constituye su consagración definitiva en la narrativa española de la Posguerra. Ese año, nació su hija Elisa, filóloga hispánica y francesa
En 1952, fue nombrado subdirector del diario El Norte de Castilla, por lo que sus enfrentamientos con la censura se volvieron cada vez más directos y frecuentes. El escritor abrió una etapa en la que publicaba una nueva obra de manera prácticamente anual, a saber: "Mi idolatrado hijo Sisí" (1953), "La partida" (1954), "Diario de un cazador" (1955) –Premio Nacional de Narrativa–," Un novelista descubre América" (1956), "Siestas con viento sur" (1957) –Premio Fastenrath–, "Diario de un emigrante" (1958) y "La hoja roja" (1959), de contenido existencialista, donde un fotógrafo rememora su vida al borde de la jubilación.

Apogeo literario:

Los años 1960 representan el apogeo literario de Delibes como escritor. El periodo viene marcado por el nacimiento de su sexto hijo, Adolfo, licenciado en biología, y por el viaje que realiza el escritor a Alemania, donde visitó varias universidades. La etapa literaria se abrió con la publicación de "Viejas historias de Castilla la Vieja" (1960) y "Por esos mundos" (1961). En 1962, Delibes publicó "Las ratas", uno de sus grandes libros, historia construida a partir de una sucesión de anécdotas autobiográficas en las que se evoca el ambiente rural de un pueblo castellano desaparecido, con el que ganó el Premio de la Crítica.
Nació Camino, última de sus siete hijos, licenciada en Filosofía y Letras; y se rodó la versión cinematográfica de El camino, dirigida por Ana Mariscal. 1963 fue un año turbulento: Delibes dimitió el 8 de junio como director de El Norte de Castilla tras varias desavenencias con Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo.
En los años siguientes, pasó seis meses de 1964 en Estados Unidos como profesor visitante del Departamento de Lenguas y Literaturas Extranjeras de la Universidad de Maryland. Tras su regreso, redactó y publicó "Cinco horas con Mario", considerada su obra maestra, donde una mujer vela el cadáver de su marido durante toda una noche mientras realiza un monólogo plagado de recuerdos hacia su esposo (tuve la suerte de ver esta obra genialmente interpretada en su único personaje por otra vallisoletana, Lola Herrera. Publica "USA y yo" y "La milana". En los años siguientes visitó Checoslovaquia y publicó "Parábola del náufrago" Continuó, ya en los años 1970, con varios libros de caza, actividad de la que es apasionado, y cuentos, para a continuación publicar "Un año de mi vida", un diario personal.




Lola Herrera
El 1 de febrero de 1973, Miguel Delibes fue elegido miembro de la Real Academia Española, ocupando el sillón "e", vacante por la muerte de Julio Guillén. Ese mismo año, en diciembre, fue también elegido miembro de la Hispanic Society of America. Antes de terminar el año, publicó "El príncipe destronado", su undécima novela. El 22 de noviembre de 1974 falleció su esposa, Ángeles de Castro, a los 50 años de edad, algo que marcó profundamente al escritor para el resto de su vida.
Finalmente, el 25 de mayo de 1975 pronunció su discurso de ingreso en la RAE, siendo Dámaso Alonso, uno de los miembros destacados de la Generación del 27, y por aquel entonces presidente de la RAE, quien hizo entrega a Miguel Delibes de la medalla de académico. Su discurso de ingreso versó sobre "El sentido del progreso desde mi obra", que posteriormente editaría como libro bajo el título de "Un mundo que agoniza". Ese mismo año, salió a la luz su duodécima novela: "Las guerras de nuestros antepasados". En los tres años siguientes, publicó varios libros sobre caza y uno sobre pesca, el único, "Mis amigas las truchas". El periodo se cierra con la publicación de "El disputado voto del señor Cayo" (llevada al cine), su decimotercera novela, y en 1979, España asistió al estreno de la adaptación teatral de "Cinco horas con Mario", siendo la protagonista la actriz vallisoletana Lola Herrera. Debido al gran éxito registrado, hubo de ser repuesta en varias ocasiones. Ese año, lanzó "Castilla, lo castellano, los castellanos", una antología narrativa.
 
Años 1980 y 1990: reconocimientos
En 1980, el VII Congreso Internacional de Libreros, celebrado en Valladolid, rindió homenaje al escritor. El gran título de este periodo fue "Los santos inocentes", publicado en 1981, radiografía social donde noveliza la degradación de una familia rural explotada por los caciques de la Extremadura rural. En 1982 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, ex aequo con Gonzalo Torrente Ballester; participó en el Congreso "Una literatura para el hombre", celebrado en Reggio Emilia, Italia. Durante esta década, publicó libros sobre caza, cuentos, y recopilaciones de artículos de prensa. En 1983 fue investido Doctor honoris causa por la Universidad de Valladolid. Al año siguiente, la Junta de Castilla y León le concede el Premio de las Letras y los libreros españoles le nombraron autor del año, recibiendo el Libro de Oro como reconocimiento."Los santos inocentes" fue adaptado al cine, recibiendo Alfredo Landa y Francisco Rabal, actores de la película, el premio a la interpretación en el Festival de Cannes. En 1985 publicó "El tesoro" y fue nombrado Caballero de las Artes y de las Letras de la República Francesa. En los años siguientes fue nombrado hijo predilecto de Valladolid, publicó "Castilla habla", fue investido Doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid y asistió a la adaptación teatral de obras como "La hoja roja" y "Las guerras de nuestros antepasados". A finales de año,
El 7 de mayo de 1990 fue investido Doctor honoris causa por la Universidad del SarrePremio Nacional de las Letras Españolas, otorgado por el Ministerio de Cultura. La Universidad de Málaga le rindió homenaje en el V Congreso de Literatura Española Contemporánea, titulado "Miguel Delibes: el escritor, la obra y el lector." Ese año, publicó uno de sus últimos títulos: "Señora de rojo sobre fondo gris", una clara evocación de la figura de su esposa. En el año siguiente, se desarrolló el "Encuentro con Miguel Delibes" en Madrid, organizado con motivo de la entrega del Premio Nacional de las Letras Españolas. Se celebraron un total de siete conferencias y cuatro mesas redondas estudiando la obra de Miguel Delibes.
 
Parón literario y últimos años
 

Placa a Miguel Delibes
Su última gran obra, "El hereje", homenaje a Valladolid, se publicó en 1998, recibiendo el Premio Nacional de Narrativa como reconocimiento. Él mismo declaró al recibir el premio, que ya con 79 años, «había colgado los trastos de escribir». Con la entrada del milenio, se creó la Cátedra Miguel Delibes, con sede en las universidades de Nueva York y Valladolid, y cuyo objetivo es el estudio de la literatura española contemporánea, darla a conocer en Estados Unidos y difundirla mediante las nuevas tecnologías.
Desde la publicación de El hereje su carrera literaria se encontraba prácticamente detenida, principalmente por el cáncer de colon que padecía el escritor, precisamente desde la última fase de redacción de su última gran novela. Se encontraba impedido en gran medida, y experimenta una apatía cada vez más grande. Recibió en 2007 el Premio Quijote de las Letras Españolas,De Valladolid. Por su incapacidad, tras ser galardonado con el Premio Vocento a los Valores Humanos, Juan Carlos I y Sofía de Grecia, Reyes de España, visitaron personalmente al escritor en su domicilio vallisoletano. En estos últimos años, fue reconocido en su ciudad con la creación de La Ruta del Hereje, basada en su novela y con la construcción del Centro Cultural Miguel Delibes, que es tanto conservatorio y auditorio, como centro de convenciones.
Tanto la Junta de Castilla y León como numerosas entidades culturales e intelectuales españolas e internacionales han propuesto en varias ocasiones a Miguel Delibes como candidato al Premio Nobel de Literatura, siendo la más reciente la nominación realizada por la Sociedad General de Autores y Editores en 2010 junto a las de Ernesto Cardenal y Ernesto Sabato.
Falleció en Valladolid el 12 de marzo de 2010, a los 89 años de edad, como consecuencia del cáncer de colon que se le diagnosticó en 1998, y del que no se llegó nunca a recuperar completamente... Tras el funeral que se celebrará el 13 de marzo, será incinerado y enterrado en el panteón de Personajes Ilustres del cementerio del Carmen de Valladolid, junto a su mujér, Ángeles Castro.
En mi opinión Don Miguel era comparable en su forma de escribir a Santa Teresa o San Juan de la Cruz.
Era amigo de Gironella, "Los cipreses creen en Dios" quien le admiraba por su dominio del lenguaje.
Cuando entraba en la redacción del diario "El Norte de Castilla", los trabajadores bajaban la voz por respeto. Era conocido por "Don Miguel"
No hace mucho, recuerdo haber escuchado en TV de su propia voz: "Voy pisando la raya de los prohibido cuendo veo lo que he vivido y lo que la vida ha guardado para mi", aludiendo y enfréntandose a la muerte. Siempre la admitión como cristiano convencido que era.
Su obra es naturaleza; en ella se encuentra siempre unida la vida y la muerte. Decía, no hace mucho tiempo algo como "Para mi la muerte será un accidente más en una vida nunca separada de la muerte"
Maestro de lo castellano, aunque, mal para nosotros, muchos aspectos de los que refleja en su obra, no existan en nuestra Castilla
Descansará en el Panteón de Personas Ilustres, junto con su esposa, del Cementerio del Carmen de Valladolid (alli mismo yacen: José Zorrilla, Vicente Escudero, Pío del Río Hortega, Rosa Chacel y cinco ilustres más de la ciudad.
Sentimiento de tristeza: No le concedieron el Premio Nobel de Literatura (él nunca dió importancia a este extremo).
Paseó el nombre de Valladolid y Castilla por todo el mundo.
Actualmente existe en Valladolid una ruta turística llamada "La Ruta del Hereje", en honor a su obra del mismo título.
Descanse en paz. Gracias Don Miguel por lo que nos dió.

Me voy con Alberto a la capilla ardiente, es la única forma de demostrar el afecto que siempre he sentido por quien tantos buenos momentos me dio al leer.

Horas después: La visita a la capilla ardiente ha sido emotiva. Unas 500 personas hacíamos cola en ese momento, en silencio. Ejemplar comportamiento la de las personas anónimas que aprecian a Don Miguel. Cámaras de TV por todos los sitios, incluso de cadenas extranjeras... Pero no todo era perfecto: En la sala donde estaba el féretro, un monton de políticos, allegados, famosillos... hablaban y reían como en cualquier cafetería. Probablemente ya les resulte aburrido hasta hacerse la foto.
Mañana vienen "los de Madrid a hacerse las fotos". ¿Cuántos de los que vengan han leído a DON MIGUEL?
Ismael

No hay comentarios: