01 febrero 2007

Una Verdad incómoda

(An Inconvenient Truth)

Hace poco se estrenaba esta película. La he visto, y me ha impresionado, a pesar de que hace muchos años estoy concienciado de lo que estamos haciendo y de lo que se nos avecina.
En la película, Al Gore (el real virtual presidente de los USA) presenta datos incontestables sobre el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera a niveles sin precedentes debido al uso de petróleo y carbón, la subida de la temperatura, la pérdida de glaciares y las alarmantes previsiones de los científicos sobre lo que ocurrirá si el uso de petróleo sigue a este ritmo. Gore presenta el problema con fuerza, con un tono didáctico a veces, serio por momentos, dramático en otros y a veces irónico.

Al terminar me preguntaba a mí mismo: ¿qué vamos a dejar a nuestros hijos?

Esta mañana, desayunando escucho en la TV:

“USA exige a las petroleras inmediata disminución de las emisiones de CO2“

Y pensé: ¡Vaya morro! Como siempre la múltiple moral americana. Es sorprendente que tenga el descarode exigir cuando ellos no han firmado los protocolos de Kioto de 1997. Y peor aún, se atreven a pedir a los demás cuando ellos tiene el morro de comprar “derechos de contaminación” a países que contaminan lo que tienen permitido (USA compra derechos a países no desarrollados)

Desde hace unos días, existe una convocatoria mundial realizada por sms y mails que consiste en apagar las luces de las casas hoy, entre las 19:55 y las 20:00. Dado que el aparcamiento esta imposible, he llegado unos minutos tarde a casa y Javier y Alberto, que estaban solos, a la hora convenida han apagado todas las luces de la casa… La verdad es que me ha emocionado.

Y lo triste de esta situación es lo irreversible del problema. Sin embargo eso no interesa que se conozca. Muchos dicen que el aumento de temperatura es puramente temporal y que eso ha pasado otras veces y que incluso las épocas de aumento de temperaturas preceden a las glaciaciones… Sólo añado un argumento en contra: “Nunca hubo tantos contaminantes como ahora”

La Ecología está en retroceso… no interesa a los poderes económicos su visión del mundo. Y la solución puede que ya no sea accesible, al haber superado el punto de no retorno.

El capitalismo impone un ritmo creciente al consumismo y al gasto energético, viviendo de espaldas a la realidad en una actitud inconsciente y suicida. Parecen aplicar aquel refrán de “el que venga atrás, que arree” ¡Qué inconsciencia!

¿Qué podemos hacer? Pues, sinceramente, poco. Pero lo único que no debemos hacer es esperar. Cierto que actuaciones individuales no consiguen objetivos, pero menos se hace con la pasividad absoluta.

Creo que es nuestro deber cuidar algo tan precioso como es nuestra tierra. Se nos ha entregado como un bien para utilizarlo temporalmente. Nuestros hijos serán los herederos de lo que nosotros dejemos. Y por eso somos responsables de nuestras acciones frente a generaciones futuras. ¿Podrán ellos transmitir a nuestros nietos algo de valor o sólo un mundo inhóspito donde el ser humano se vea obligado a vivir entre los restos de su propia autodestrucción?

Para terminar una poesía encontrada en la red, de Méjico:

"Suave Patria"

El niño Dios te escrituró algodonales,

mares lapislázuli y ballenas milenarias,

y un veneno de dólares el diablo.

De no creerse.

Hace 132 años Tijuana fundada

como hija de la ciudad de Dios,

la Jerusalén de Fray Junipero Serra.

Sólo San Diego tenía Misión,

la misión se quedó del otro lado,

Tijuana permaneció desalmada

con los denarios en la mano,

la narcocultura la tomó por asalto.

Seis mil toneladas de plomo

respiramos, bebemos y entrañamos.

Llenar el traspatio de basura

es también envenenar la casa.

estamos e contaminados de modernidad,

plomo va de mi corral de La Mesa

al otro lado del muro,

sin pasar revisión,

nos envenena a todos

el cadáver, el pecado y la culpa

con que nos acostamos.

Dormimos con una bala en la recámara del cerebro.

Una trampa para no llegar

a las nupcias con el progreso.

--Dios nuestro, ¡atiende el clamor

de los que caen órgano tras órgano,

hora tras hora!

Elimina el plomo de nuestra mesa de Otay, sus Metales y Derivados.

A ti clamamos los condenados a muerte sin culpa.

los confinados a los crematorios de vidas y esperanzas.

Señor, aparta de nosotros este matadero

que avanza como serpiente de cicuta por la tierra,

como ángel exterminador por el aire,

como tintamuerte por el agua

más allá del derecho

y el envés de la tapia común.

Más allá de la generación por ejecutar

y la que venguen relevo a morir emplomada.

La fundición apagó sus hornos, eso es todo.

nos seguimos quemando en sus gas negro.

Si te pedimos ayuda los de este lado

parece que acudiéramos a un Dios distinto, clandestino.

Tú que floreces cada estrella con precisión de astrónomo,

haz que el plomo vuelva a la raíz del mundo,

como un monstruo nunca despertado.

Se descarrilló el progreso para no salir a ningún lado.

--¡Tú rescátanos, Señor!

entre herrajes y muertes de dientes mochosos.

Limadura de hierro somos

arrebatados por la brújula

norteada de la soberbia.

José Mario Martín Flores

No hay comentarios: