13 febrero 2016

Lucha contra la sequía

La ciudad de Los Ángeles ha cubierto su embalse Van Norman con millones de pelotas de plástico negro, con el fin de disminuir las pérdidas de agua por evaporación.

Se espera que la sombra proporcionada por las pelotas evite la evaporación de 300 millones de galones de agua anualmente, lo que es suficiente para abastecer de agua potable a 8.100 personas durante todo un año. 

Además, las esferas impedirán una reacción química provocada por el sol que es conocida por crear un compuesto cancerígeno llamado bromato. Y por último, la barrera protectora formada a través de la superficie del agua por estas pequeñas pelotas ayudará a aves y otros animales a evitar los desechos contaminantes. Hasta el momento, ya han sido lanzadas 96 millones de pelotas




     Cada pelota vale unos 0,36 dólares. Con ellas se logrará evitar que se evaporen cada año más de 1,1 millones de metros cúbicos de agua.

     Estas pelotas bloquean la luz solar, evitando así el surgimiento de algas. Cuando el agua sale del embalse pasa por una planta de tratamiento con rayos ultravioletas que elimina los patógenos.  Antes de cubrir este embalse probaron el sistema de pelotas, primero en unas piscinas y luego en otros tres embalses de menor tamaño, comprobando su efectividad.

     Las bolas de sombra están hechas de polietileno de alta densidad, un material autorizado para entrar en contacto con el agua sin que presente ningún riesgo para la salud, ya que no desprende sustancias químicas.


      El color de las pelotas se debe a que al plástico se le agregó negro de carbón, un material de refuerzo que las protege de los efectos de los rayos solares. 

     Las autoridades calculan que las pelotas tienen una vida útil de unos diez años. Pasado este tiempo podrían empezar a descomponerse, por lo que tendrán que ser remplazadas.

Imagen de  http://www.bbc.com
 

No hay comentarios: