13 enero 2016

Máquinas e inteligencia

¿Puede una máquina hacerse pasar por un humano?

     Alan Turing, uno de los padres de la informática, consideraba que una computadora podía ser llamada «inteligente» si lograba engañar a una persona haciéndola creer que es un ser humano. Hace años esta hipótesis era un utopía, sólo la habíamos visto en la película Blade Runner, cuando se utilizaba la prueba de Turing para desenmascar a los replicantes. Las recientes investigaciones nos han acercado a esa sensibilidad humana de los robots. 

 «El final de la evolución de las máquinas es ser mejores que nosotros. El hombre es una máquina, una máquina imperfecta»

     En ese sentido, la tecnología ya ha conseguido engañarnos y hacerse pasar por hombres.
     La Informática cada vez está mas cerca de crear esa máquina capaz de simular un comportamiento humano. Se han creado algoritmos capaces de crear música clásica:  Iamus (contracción de "I am us" = "Soy nos", es decir, la identificación de la máquina con el ser humano en cuanto a su capacidad de generar música. Creado por Francisco Vico, catedrático de Inteligencia Artificial de la Universidad de Málaga. Este programa ha conseguido algo asombroso: los críticos musicales no fueron capaces de detectar la autoría de de su repertorio -interpretado por la Sinfónica de Londres- y creyeron que eran obra de un compositor de carne y hueso.  A Iamus se le calsifica como el "nuevo Mozart". Mozart usaría hoy ordenadores. 

     O, según otros: "Mozart es hoy un ordenador"

 Iamus
     Iamus es un cluster de computación ubicado en la Universidad de Málaga. Es el primer ordenador que ha aprendido el lenguaje musical humano. La obra Opus one es el primer fragmento de música clásica contemporánea escrito por un ordenador, y lo creó el 15 de octubre de 2010. Su primera composición completa, Hello World!, se estrenó justo un año después (15 de octubre de 2011).

     Una demostración de las capacidades compositivas de Iamus, puede verse en el siguiente video:



     IAMUS CD_1 Making_of 

     Me encanta la tecnología aplicada a la música... Sin embargo Iamus no es comparable a Mozart. En absoluto. Sólo puede superarle en su capacidad productiva, no en su calidad. Para eso falta un alma...

Ismael




No hay comentarios: