03 septiembre 2015

Libro bebible


Pues... además de leer, puedes purificar el agua que bebes. Todo ¡con un libro!


Cada año en el mundo mueren 3,4 millones de personas por enfermedades relacionadas con el consumo de agua no potable, según la Organización Mundial de la Salud. Con este invento se podría salvar la vida de muchas personas que no tienen acceso a sistemas de saneamiento del agua. 

Se trata de un libro, cuyas páginas cumplen dos funciones: explican cómo y por qué se debe filtrar el agua y, al arrancarlas, pueden usarse como filtro. 

Este “libro bebible” está hecho de páginas que son filtros tecnológicos para purificar agua contaminada. Cada página ofrece 30 días de agua potable, y cada libro 4 años de agua pura para beber. 
 
"El agua de tu pueblo puede producir enfermedades mortales, pero cada página de este libro es un papel de filtro que convierte el agua en potable"
Las hojas contienen nanopartículas de plata o cobre que matan a las bacterias presentes en el agua a medida que atraviesan el papel. En ensayos en 25 fuentes de agua contaminada en Sudáfrica, Ghana y Bangladesh, el método eliminó más del 99% de las bacterias.
 

El estado de contaminación del agua después del filtrado fue similar al del agua del grifo en Estados Unidos, señalaron los investigadores. Pequeños restos de plata y cobre se colaron en el agua, pero los niveles de estas partículas se encontraban por debajo de los límites de seguridad. Los resultados de estas pruebas fueron presentados en la 250º reunión nacional de la Sociedad Química Estadounidense en Boston.


Eficiente y barato


Teri Dankovich, investigadora de posgrado de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, desarrolló y probó esta tecnología a la largo de varios años. "Está dirigida a comunidades en países en desarrollo", explica Dankovich, y enfatiza que 663 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable.

"Lo único que tienes que hacer es arrancar una hoja, colocarla en un simple contenedor para el filtro y echarle agua de río, arroyos o pozos. Así obtendrás agua limpia y bacterias muertas", dijo Dankovich.


A medida que pasan por el filtro, las bacterias absorben iones de plata o cobre y mueren, dependiendo de las nanopartículas que se usen. El costo de hacer el libro es de unos pocos dólares y cada hoja cuesta alrededor de diez centavos de dólar.


                     


Según los resultados de los ensayos, una página puede limpiar hasta 100 litros de agua. Un libro, puede filtrar la cantidad de agua que consume una persona en cuatro años. En promedio, el porcentaje de bacterias en las muestras de agua filtrada se redujo en un 99 por ciento y en la mayoría de los casos, el agua quedaba limpia en un 100 por ciento.


Para Dankovich, que realizó ensayos primero en laboratorio y luego en el terreno, fue muy emocionante ver los resultados. Uno de los sitios donde se hizo la prueba, recuerda, fue particularmente difícil. "En un lugar tiraban literalmente aguas residuales sin tratamiento al arroyo, que tenía niveles muy elevados de bacteria".

"Pero nos quedamos muy impresionados con el desempeño del papel, pudo matar a casi todas las bacterias. Éstas eran muy repugnantes, así que pensamos: si sirve para filtrar esto, probablemente puede hacer mucho", señala Dankovich.

La investigadora y sus colegas esperan aumentar la producción del papel, que actualmente ella y sus estudiantes hacen a mano y hacer ensayos en los que las comunidades mismas usen el filtro sin su ayuda.


Fuente:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150817_libro_filtrar_agua_lp


                                                                   ***************


01 septiembre 2015

La web de ¡un millón de dólares!


Un joven estudiante, emprendedor y creativo, inició  un nuevo negocio con resultados sorprendentes

     En 2005, Alex Tew, estudiante inglés, necesitaba dinero para pagar sus estudios en la universidad. Se le ocurrió crear una página web consistente en una parrilla de 1000x1000 píxeles (es decir, un millón de píxeles).

     Creando bloques de 10x10 píxeles, colocó imágenes publicitarias (logos) con enlaces a las compañías y un mensaje que se despliega al pasar el curso sobre cada logo.

     Su objetivo fue vender esos rectángulos a las compañías. La idea gustó a las empresas y, Alex obtuvo un millón de dólares con la venta de los rectángulos de píxeles. Cada pixel fue vendido por un dólar. Como un pixel (punto iluminado en la pantalla) no puede transmititr información, vendió por bloques de 100 píxeles. Con imágenes de baja resolución y pequeño tamaño, podía publicarse el logo de cualquier compañía.


Aspecto de la web

     En enero de 2006 la web fue objeto de un ataque de denegación de servicio que la mantuvo inutilizable durante una semana.

     Si quieres visitarla, haz clic en el enlace:



     El 1 de enero de 2006, solo quedaban disponibles 1000 pixeles. Fueron puestos a subasta en eBay. Durante 10 días hubo 99 pujas. Una de ellas alcanzó la cifra de 160.109,99 dólares, pero fue eliminada por tratarse de una broma o un hoax. Finalmente, el valor de la subasta ganadora se elevó a 38.100 dólares.

Los ingresos totales fueron de 1.037.100 dólares. Tras realizar una donación, pagar gastos, etc...  Alex obtuvo unos beneficios de casi 700.000 dólares.

Curiosamente, he comprobado personalmente que surgieron un gran número de imitadores y todos han fracaso.

Quien da primero, da dos veces: refrán español.

Ismael