15 junio 2014

Sillas infinitas

La estudiante de diseño industrial de la Universidad de Houston, Jenny Trieu, se encuentra galardonada con su silla llamada “Infinita.”

Ella fue la feliz ganadora de un concurso anual de diseño de Wilsonart, un fabricante de superficies decorativas de hogar. Gracias a su alucinante silla ella ganará una beca en la ciudad de Nueva York.

Esta silla se dobla sobre sí misma, creando una superficie continua y un lugar para sentarse, dando la forma del símbolo de infinito y está hecha en fina madera contrachapada.



Silla infinita con guiño a Moebius:


Efecto matrioska:

Esta silla es un diseño de Vivian Chiu y tiene una forma muy original que emula una silla multiplicada al infinito al estilo de la película Inception. La silla se compone de muchas piezas que crean este efecto de una mueble que se extiende sin fin tal y como si saliera de un sueño como en la película El Origen. Esta diseñadora de origen estadounidense y crianza japonesa se distingue por crear muebles muy originales ya que para ella es importante apreciar las formas simples y con base a ellas crear piezas únicas con materiales orgánicos.


Sillas lápiz-fractal:

Mediante una estructura similar, repetitiva de un mismo elemento, lápiz, se consigue esta silla, muy apta para escritores fractales (Kafka, por ejemplo).



Sillas de "infinito tamaño":

Extraño monumento junto a la entrada del Hospital Río Hortega de Valladolid.
Durante la construcción del citado hospital, encargan a Estudio Mariscal dirigido por el diseñador industrial valenciano Javier Mariscal (Premio Nacional de Diseño 1999 y autor de emblemas como Cobi, la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92) la creación de un hito frente a su fachada.
 12 metros de altura 
 Respaldo de una de las sillas, en construcción.
   
Dimensiones, 170 m de largo x 12 m de altura, permiten verla desde distintas perspectivas, cercanas o lejanas, como un conjunto escultórico que, con el tiempo, será una imagen reconocible, conocida, vecina y amiga, que ayudará a conformar la identidad del hospital, pero también la identidad de la ciudad. Pero de momento... todo el mundo se pregunta qué hace ahí esa escultura. Y el precio... "se comenta" que sólo 1 millón de euros...
Pues ya sabéis, cuando vuestro cansancio sea infinito, usad una de estas sillas.
Ismael
 



No hay comentarios: