21 abril 2014

El tatuaje gratuito del rayo: figuras de Lichtenberg

Si alguien tiene la tremendísima suerte de recibir el impacto de un rayo y vivir para contarlo, a parte de las secuelas físicas y psicológicas de todo tipo, derivadas de trabajar a tiempo parcial como pararrayos y parar con el cuerpo una descarga de miles de voltios, es muy probable que reciba, además, un bonito tatuaje en forma arborescente que siga fielmente la circulación de la descarga por su cuerpo.

Al recibir el impacto de un rayo (natural o artificial), las moléculas del cuerpo que lo recibe, van absorbiendo progresivamente los electrones de la carga eléctrica hasta que, llegado un momento, ya no puede absorber más y va quemando por donde pasa hasta que la energía recibida es disipada. El dibujo generado se llama figura de Lichtenberg y marcaría el recorrido y el grado de absorción del rayo recibido (más marcado cuanto más cerca de la fuente y menos cuanto más a la periferia), en el bien entendido que si el cuerpo no conductor recibe más energía de la que puede soportar, acabará todo él achicharrado y no saldrá ningún tipo de figura.


En el caso de los humanos, al recibir la descarga eléctrica de un rayo, la electricidad se conduce principalmente por la superficie de la piel, creando a su paso quemaduras que rompen las venas capilares que la irrigan formando micro-derrames de sangre que darían como resultado un curiosísimo tatuaje en forma de Flores de Rayo. Aunque no se conoce muy bien el porqué del fenómeno, estos dibujos acostumbran a ser temporales y pasado un tiempo son reabsorbidos por el cuerpo. 






No hay comentarios: