01 marzo 2012

Tocadiscos modificado lee música en anillos de árboles

Además del sonido apacible de las hojas en la brisa o de los crujidos de las ramas movidas por el viento del invierno, el carácter de un árbol puede ser descrito como “fuerte y silencioso”. Y al igual que las personas, ellos también deben tener las más hermosas y asombrosas historias que contar.

Durante casi un siglo, los dendrocronologistas practicaron la lectura de los anillos de crecimiento de los árboles en busca de pistas sobre sus vidas. Y aunque este campo de estudio haya ayudado inmensamente a los científicos a entender la historia de los ciclos de crecimiento, también ha sido considerado árido y clínico. Ahora, sin embargo, gracias a un tocadiscos especial ideado para leer los anillos de crecimiento como las pistas de un LP, la biografía de un árbol puede ser escuchada como su propia discografía.    
 



 

 El artista alemán Bartholomäus Traubeck lanzó recientemente un tocadiscos que es capaz de leer digitalmente fragmentos de árboles, convirtiéndolos en emocionantes melodías para piano. Los anillos, que indican el índice de crecimiento anual de un árbol, ofrecen pistas sobre los períodos de escasez y abundancia enfrentados por una especie a lo largo de su vida.

El proyecto de Traubeck, con el sugerente nombre de “Years”, es descrito así por Creative Applications:

“Los anillos anuales de un árbol son analizados para determinar su vitalidad, grosor e índice de crecimiento. Estos datos se convierten en la base de un proceso que produce melodías para piano de acuerdo con los datos del anillo. Tales datos son analizados según el grosor y el índice de crecimiento y después mapeados en una escala definida por la apariencia general de la madera (oscura o clara, textura dura o blanda). La base para las melodías son definidas por el conjunto de reglas de la configuración del hardware y de la programación, pero los datos obtenidos en cada árbol interpretan este conjunto de reglas de una forma muy diversa”.

Como cualquier gran composición, los sonidos producidos por la lectura de los anillos son estéticamente hermosos, a la vez que permiten una vislumbrarte y etérea ojeada de los organismos más indispensables de nuestro planeta. Además, cuando son presentados de una manera tan visceral, es difícil imaginar las selvas vírgenes de la Tierra como meros lugares en donde la vida puede prosperar y no como músicos reservados que a su manera registran lo que significa estar vivo.

Ismael

1 comentario:

Maria dijo...

muy interesante y bonito !!