29 septiembre 2011

Efecto Moisés

Se llama el efecto Moisés (en inglés Moses effect). La revista New Scientist informó que dos físicos japoneses, Masakazu Iwasaka y Shogo Ueno, lograron dividir el agua en un laboratorio, valiéndose de bobinas eléctricas de alta potencia. Gracias a ellas crearon un poderoso campo magnético alrededor de un tubo horizontal de vidrio parcialmente lleno de agua. El campo magnético, de unos 50 Tesla, obligó al agua a desplazarse con rapidez hasta los extremos del cilindro, dejando un espacio seco en el medio. Los científicos descubrieron este fenómeno en 1994, y lo han reproducido físicos de Europa y Estados Unidos. Este efecto se denominó el efecto Moisés. (Esta es una patente en la línea de investigación)


 

Se trata de un efecto diamagnético. El diamagnetismo es la capacidad de algunos materiales para ser repelidos por imanes. Ejemplos líquidos son el agua y el amoníaco; y además, en otros estados, el cloruro de sodio, el oro, bismuto, cobre, gases nobles y algunos otros. Una forma sencilla de explicar el diamagnetismo es decir que se trata de una propiedad de la materia resultado de aplicar la ley de Lenz a escala atómica. Según la teoría electromagnética, siempre que varía el flujo magnético se genera una corriente inducida y según la ley de Lenz “el sentido de las corrientes inducidas es tal que con sus acciones electromagnéticas tienden a oponerse a la causa que las produce”.

1 comentario:

nines dijo...

muy curioso !!!!!