15 septiembre 2010

Esculturas con lápices

Jennifer Maestre, Boston, 50 años,  ha creado más de 60 esculturas que hoy se exponen en museos (como el Krannert Art Museum de Illinois o el DeCordova Museum de Lincoln), en galerías y casas particulares (sus delirios escultóricos alcanzan los 6.000 euros). 

 


Su técnica: el peyote. Un antiguo método, que toma prestado el nombre a un cactus alucinógeno de Méjico y que consiste en enfilar abalorios en un hilo. Una laboriosa tarea a la que dedica ocho horas diarias (tarda de dos semanas a un mes en terminar una pieza). "Uso unos 200 lápices para las figuras más pequeñas y unos 800 para las más grandes", detalla.

Sin embargo, la caja de herramientas de Maestre no siempre encerró anodinos lapiceros e inofensivos filamentos. "Empecé pegando clavos en mosquiteras. Pero me mareaba el olor del caucho líquido. Así que me pasé a los lápices. Aprendí la técnica del peyote en libros". La bombilla se le encendió en 1999, pocos meses después de graduarse en la Universidad de Arte de Massachusetts. "Me especialicé en esculturas de cristal. Pero salía muy caro. Alquilar un estudio con hornos cuesta unos 38 dólares la hora". Y añade: "Sale más a cuenta sacar punta a lápices".


"Mis esculturas se inspiraron originalmente por la forma y la función del erizo de mar. Las espinas del erizo, tan peligroso, aunque hermosao sirven como una advertencia explícita contra el contacto. Las secciones de lápices presentan aspectos de fortaleza y suavidad, de dos experiencias estéticas y de textura muy diferente. La paradoja y la sorpresa son parte integral en la elección de los materiales. Las cantidades de objetos de fabricación industrial se utilizan para crear formas flexibles que recuerda las formas orgánicas de los animales y la naturaleza. Los lápices son objetos comunes, aquí, estos objetos anónimos convertidos en la estructura".


"Para realizar las esculturas lápiz, tomo cientos de lápices, se cortan en secciones de 1 pulgada, perforo un agujero en cada sección (para convertirlos en bolas), afilo todos ellos y les coso juntos". 

"Me inspirada por los animales, las plantas, del arte, de la mitología. De hecho, no es fácil para especificar determinadas fuentes de inspiración. A veces una escultura inspirea a la siguiente".


"Comencé con las esculturas espinosas cuando  estaba en mi último año del Colegio de Arte. Todo viene de la idea de que yo quería una caja con un compartimiento secreto que podría contener una perla. El cuadro sería en forma de erizo de mar, de plata de ley. Con el fin de abrir la caja y revelar el compartimento secreto, habría que tirar de uno de los erizos. Comencé a experimentar con diferentes materiales para hacer formas erizo". 

"Por tanto, hice la prueba con las cosas puntiagudas y otras técnicas, y finalmente di en convertir los lápices y coserlos juntos. Con esta combinación de técnica y los materiales que me permite mantener todas las cualidades que yo quiero en mi trabajo, con la posibilidad de una mayor variedad de formas.




Ismael 

1 comentario:

nur dijo...

impresionante...quiero un bicho de esos!!!