27 septiembre 2010

Catedral de Mejorada del Campo


Acabo de leer el libro de “La Catedral” de César Mallorquí. En TV han puesto una serie basada en “Los pilares de la tierra” de Ken Follet. Esto he hacho que me acuerde de otra catedral, cerca de Madrid. Una catedral atípica, no aceptada por la Iglesia, construida por una sola persona:


Justo Gallego Martínez (Mejorada del Campo, Madrid, 1925), es un ex monje español que construye su propia catedral en su pueblo natal.

Ingresó muy joven en el monasterio soriano de Santa María de Huerta para abandonarlo sin llegar a hacer los votos, cuando contrajo tuberculosis en 1961.

Justo comenzó a construir su catedral en unos terrenos que había heredado de sus padres, sin el respaldo de la Iglesia Católica y sin los pertinentes permisos de edificación. Justo dice que su catedral se la dedica a «Nuestra Señora del Pilar, Madre de Dios». Su cúpula tiene 40 metros de alto. Lo ha hecho casi todo solo, con algo de ayuda de sus seis sobrinos o de algún eventual voluntario. En ocasiones ha contratado los servicios de un especialista con su propio dinero. Financia su trabajo alquilando o vendiendo terrenos heredados y con donaciones que recibe de cuando en cuando.



No existen planos ni proyecto de la obra, ya que Justo Gallego dice tenerlo "todo en su cabeza". Tampoco tiene conocimientos especializados en albañilería ni arquitectura y tuvo incluso que abandonar sus estudios primarios debido a la guerra civil española. Según cuenta el propio Justo a los visitantes que se acercan a contemplar su obra, obtuvo los conocimientos necesarios a través de libros sobre catedrales y castillos.

La mayor parte de los materiales de construcción que utiliza son reciclados. Usa tanto objetos de la vida diaria como materiales desechados por las constructoras y por una fábrica de ladrillos cercana. Para hacer las columnas utilizó, como moldes, bidones de gasolina viejos y una rueda de bicicleta hace las veces de polea.

Su obra le llevó a protagonizar en 2005 un anuncio publicitario de televisión para un refresco. Cobró 30.000 euros por ceder la catedral para tres días de rodaje y por participar en él.

Actualmente, Gallego vive con su hermana cerca de su catedral.

Su lema es "servir primero a Dios, luego al prójimo y por último a mí mismo" y por eso comenzó una catedral sin más conocimientos que los leídos en libros antiguos, muchos de ellos en latín.


El antiguo monje dice que el final está a la vista. "Mi sueño se ha cumplido", dijo Gallego a Reuters, rodeado por 1.000 contenedores de plástico con forma de huevo, donados por el panadero, que se utilizarán como molduras para el techo abovedado.


El irregular edificio mide actualmente 35 metros pero cuando se termine alcanzará los 55 metros, rivalizando con la Torre de Pisa, dice Gallego. Ocupa 8.000 metros cuadrados de un terreno heredado por Gallego, y excepto para el obispo, reúne todos los requisitos de una catedral: claustro, sacristía, una capilla bautismal, una biblioteca y cuatro casas.


Gallego quiere que sus ventanas se cubran con vidrieras, pero baratas, y utilizará dos toneladas de vidrio que hicieron llegar hace tiempo unos turistas alemanes, y es que esta poco ortodoxa iglesia atrae a muchos autobuses de visitantes.


Con sus columnas, arcos y cúpula, Gallego describe al edificio, del que no existen ni anteproyecto ni bocetos, como estilo "Greco-Romanesco".




Aunque el ex monje dice que el final está cerca, Gallego no tiene claro qué harán las autoridades eclesiásticas cuando hereden el edificio. Es muy improbable que la peculiar estructura consiga los permisos de urbanismo preceptivos.


"Quiero estar aquí para terminar las torres y la cúpula, pero lo que (ellos) harán no lo sé", dijo, añadiendo que la cúpula, ahora un esqueleto azul, se cubriría con planchas de zinc.


"Soy muy ambicioso". Gallego llama al edificio catedral, aunque las autoridades ya han dicho que la diócesis ya tiene una y que no hay sitio para dos.


LA IGLESIA, PREOCUPADA POR LA HERENCIA


"No es una catedral y nunca lo será", dijo un portavoz de la diócesis de Alcalá de Henares a Reuters. "No es necesaria y necesita el tipo de inversión que la diócesis sencillamente no puede hacer (...) tenemos que atender necesidades reales", dijo, añadiendo que tenían sus dudas de que el edificio fuera estructuralmente sólido.


A pesar de todo, Gallego sigue adelante. Ahora está planificando el altar. Uno de segunda mano aguarda en un lado de la nave, es otra donación, pero Gallego tiene su propio diseño en mente. "Voy a poner un globo y una gran tablero encima, y ahí estará el altar", dijo Gallego. "Un globo terráqueo poniendo España y el pueblo donde cae"


¿UN GAUDI MODERNO?


Gallego fue monje durante ocho años, pero fue expulsado cuando contrajo la tuberculosis, por miedo al contagio. Comenzó a vender partes de las tierras que heredó para comprar materiales.


"Yo lo hago por amor a Cristo y allí estamos en ese ideal (...) hay poco que contar, todo por fe".


Los habitantes de la localidad lo comparan con el arquitecto catalán Antoni Gaudí, creador de la fantástica e inacabada iglesia de la Sagrada Familia de Barcelona, en parte porque en los últimos días de Gaudí fue confundido con un mendigo.


La comparación se acrecienta con la dirección de la iglesia: el número 10 de la calle Antoni Gaudí.


Sin embargo, el antiguo monje, que ahora vive con su hermana, rechaza esa analogía: "Yo no tengo título, éste tenía título, yo soy profano en esto (...) yo lo hago por naturaleza, me gusta".


Gallego ha recibido ayuda de sus sobrinos y un singular albañil, pero principalmente es el proyecto de un solo hombre.


Los muros y las escaleras - desiguales, igual que el suelo - están hechos de ladrillos rotos, pero neumáticos de bicicletas y materiales reciclados también han sido utilizado para levantar los muros de la iglesia.



La música del vídeo es  Desert Rose, de Sting.


Pese a todo, Gallego ve el día en que se celebren misas en esta iglesia, y para ello ha coleccionado 100 pequeñas sillas para los fieles.


"Quizá lo usen para misas", dijo Gallego mostrando una sonrisa desdentada.


Miguel Valero, concejal de urbanismo de Mejorada, localidad de 20.000 habitantes, dijo que estaba pensando qué iba a hacer con la ilegal catedral después de la muerte de Gallego.


"Es un símbolo de Mejorada", dijo. "Vamos a intentar alcanzar algún tipo de acuerdo con la diócesis".


Sin duda, una muestra de tenacidad y fuerza de voluntad personal.

Reportaje fotográfico: (contiene unas 50 interesantes fotografías)


http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=637871

Ismael

No hay comentarios: