16 diciembre 2009

No acabo de entenderlo...

Vivo en un pais en que el paro alcanza el 20% de la población, en el que mas de un millón de familias tienen a todos sus miembros en paro, en el que cada mes hay mas de 60.000 parados más. Los umbrales de pobreza han sido cruzados por mucha parte de la población, en comparación de nuestro entorno europeo...

En ese mismo lugar sucedió lo siguiente:

Valladolid, 15 de Diciembre de 2009. Temperatura media del día entre -2 y -3 ºC. Esta noche, a las 00:00 horas del día 16, abre sus puertas una nueva tienda en un pueblo cercano. Tienda de venta de aparatos de TV, ordenadores, etc... es decir de tecnología. Tienda que en su publicidad nos indica que los que compran alli "no son tontos". Repito, abre a las 12 de la noche.

Un poco antes de las 9:00 h de la mañana del día 15, (15 horas antes de la apertura de la tienda): Llegan los primeros interesados en entrar. A medida que avanza el tiempo, las personas presentes en la cola, aumentan. El frío es muy intenso. Los guardias de seguridad deben imponer orden en la fila y en el tráfico. Todas las calles y carreteras de acceso estan colapsadas. Cuando se acerca la hora, la única forma de acceder es andando (algunas personas dejan el coche en el aparcamiento de otra gran tienda, junto al estadio de fútbol (unos 2 Km).

En el momento de la apertura, 8000 personas esperann en la fila de entrada más las que permane cen en el monumental atasco por todos los alrededores.

Se abre las puertas y una desbandada empieza a correr hacia el interior... mientra los empleados hacen un pasillo y aplauden a los primeros (esto roza el ridículo...). Se llena el local y se cierran las puertas. La personas que esperan en la cola, entran en la medida que salen del interior...

Bueno, pues, ejem, ejem... a pesar de mi crítica, a las 9 de la mañana me he acercado a echar un vistazo. Y lo que he visto me ha gustado menos aún que lo anterior. Es muy triste ver a estas personas, que van a gastarse su dinero en cosas de las que pondrían prescindir, con nervios, con veradera angustia, moviéndose por la tienda como locos, atropeyando a personas, cosas... cargando con varias Wii, varios ordenadores o televisiones de mas de un metro de longitud, por pasillo intransitables.

Me he cansado y me he ido a la sección de libros, en donde sólo estaba yo durante más de 15 minutos. ¿Significativo?

Sé que durante el resto del día el asunto ha permanecido igual, con gente haciendo cola.

Y... es que nos falla algo: Nos descuentan 200 euros en un ordenador y nos matamos por conseguirlo. Lo importante es el descuento, parece que nos vamos a ganar un ordenador más 200 euros, pero no pensamos en los 600 euros que debemos pagar.

Así pues, que sepáis que "ya no soy tonto", pues he ido a comprar a esa tienda, jeje.

Hace un rato descubro la contrapublicidad: otra tienda dice "yo sí soy listo" para motivar al cliente a comprar...

Y es que sí que somos tontos, y manipulables.

Somos como niños inocentes e inconscientes...

¡Feliz NAVIDAD!

Si quieres ver unas fotos sobre el evento... pulsa aquí.

Ismael


02 diciembre 2009

Mecánica Cuántica


El gato de Schrödinger

Cuando se habla de el "gato de Schrödinger" se está haciendo referencia a una paradoja que surge de un célebre experimento imaginario propuesto por Erwin Schrödinger en el año 1937 para ilustrar las diferencias entre interacción y medida en el campo de la mecánica cuántica.

El experimento mental consiste en imaginar a un gato metido dentro de una caja que también contiene un curioso y peligroso dispositivo. Este dispositivo está formado por una ampolla de vidrio que contiene un veneno muy volátil y por un martillo sujeto sobre la ampolla de forma que si cae sobre ella la rompe y se escapa el veneno con lo que el gato moriría. El martillo está conectado a un mecanismo detector de partículas alfa; si llega una partícula alfa el martillo cae rompiendo la ampolla con lo que el gato muere, por el contrario, si no llega no ocurre nada y el gato continua vivo.

Cuando todo el dispositivo está preparado, se realiza el experimento. Al lado del detector se sitúa un átomo radiactivo con unas determinadas características: tiene un 50% de probabilidades de emitir una partícula alfa en una hora. Evidentemente, al cabo de una hora habrá ocurrido uno de los dos sucesos posibles: el átomo ha emitido una partícula alfa o no la ha emitido (la probabilidad de que ocurra una cosa o la otra es la misma). Como resultado de la interacción, en el interior de la caja, el gato está vivo o está muerto. Pero no podemos saberlo si no la abrimos para comprobarlo.

Si lo que ocurre en el interior de la caja lo intentamos describir aplicando las leyes de la mecánica cuántica, llegamos a una conclusión muy extraña. El gato vendrá descrito por una función de onda extremadamente compleja resultado de la superposición de dos estados combinados al cincuenta por ciento: "gato vivo" y "gato muerto". Es decir, aplicando el formalismo cuántico, el gato estaría a la vez vivo y muerto; se trataría de dos estados indistinguibles.

La única forma de averiguar qué ha ocurrido con el gato es realizar una medida: abrir la caja y mirar dentro. En unos casos nos encontraremos al gato vivo y en otros muerto. Pero, ¿qué ha ocurrido? Al realizar la medida, el observador interactúa con el sistema y lo altera, rompe la superposición de estados y el sistema se decanta por uno de sus dos estados posibles.

El sentido común nos indica que el gato no puede estar vivo y muerto a la vez. Pero la mecánica cuántica dice que mientras nadie mire en el interior de la caja el gato se encuentra en una superposición de los dos estados: vivo y muerto.

Esta superposición de estados es una consecuencia de la naturaleza ondulatoria de la materia y su aplicación a la descripción mecanocuántica de los sistemas físicos, lo que permite explicar el comportamiento de las partículas elementales y de los átomos. La aplicación a sistemas macroscópicos como el gato o, incluso, si así se prefiere, cualquier profesor de física, nos llevaría a la paradoja que nos propone Schrödinger.

En algunos libros modernos de física, para colaborar en la lucha por los derechos de los animales, en el dispositivo experimental (por supuesto, hipotético) se sustituye la ampolla de veneno por una botella de leche que al volcarse o romperse permite que el gato pueda beber. Los dos estados posibles ahora son: "gato bien alimentado" o "gato hambriento". Lo que también tiene su punto de crueldad.

Faros de Xenon

Faros de Xenón

Los faros de xenón son componentes presentes en gran parte de los vehículos que actualmente circulan por nuestras carreteras. Se trata de un sistema de iluminación con alto rendimiento luminoso que aumenta la seguridad activa durante la conducción al incrementar el tiempo de reacción ante un peligro, que se advierte con mayor antelación respecto a los sistemas convencionales.
En esta edición de Automotriz.net explicaremos el concepto de seguridad y diseccionaremos los faros de descarga de gas o de luz de xenón y descarga de gas bixenón, así como su funcionamiento y precauciones que se deben tener en cuenta a la hora de manipularlos para su mantenimiento o reparación.

Concepto de Seguridad

En muchos modelos de automóviles actuales se puede contar como opción con faros de alto rendimiento luminoso dotados de lámparas de xenón. El mayor rendimiento luminoso de este sistema aumenta la seguridad activa, ya que se pueden ver los peligros con antelación y se dispone por tanto de más tiempo para reaccionar.

Velocidades:

Auto: 50 km/h
Bicicleta: 25 km/h

Con "a" se representa la ganancia de tiempo con el sistema de faros de xenón. En este ejemplo la ganancia es de 1 segundo.
Si el vehículo está dotado de faros de xenón, se distingue con mayor antelación al ciclista, permitiendo que el conductor pueda frenar a tiempo.

Faro de descarga de gas o luz Xenón

Componentes del faro


Los componentes del sistema, unidad de control y bloque de encendido, normalmente estar incorporados en el faro. No obstante, también existen modelos en los que la unidad de control está en una pletina sujeta cerca de las torres de amortiguación.
Normalmente, los componentes del faro de descarga de gas pueden sustituirse por separado.

Ubicación de componentes



Funcionamiento y precauciones

Funcionamiento de la lámpara de descarga de gas

La luz se genera por medio de un arco voltaico de hasta 30.000 voltios, entre dos electrodos tungsteno situados en una cámara de vidrio, cargada con gas xenón y sales de metales halogenizados.

El arco es generado por una reactancia o reacción que produce una corriente alterna de 400 Hz. En el interior de la lámpara se alcanza una temperatura de aproximadamente 700 ºC.


Una vez efectuado el encendido, se hace funcionar la lámpara de descarga de gas aproximadamente durante 3 segundos, con una corriente de mayor intensidad. El objetivo es que la lámpara alcance su claridad máxima tras un retardo mínimo de 0,3 segundos. Debido a este ligero retardo no se utilizan lámparas de descarga de gas para la luz de carretera.

En virtud de la composición química del gas, en la ampolla o bulbo de la lámpara se genera una luz con un elevado porcentaje de luz verde y azul. Esa es la característica de identificación exterior de la técnica de luminiscencia por descarga de gas.
Las ventajas de este nueva generación de faros, en comparación con la tecnología de las lámparas convencionales, son:
  • Rendimiento luminoso hasta tres veces superior, con la misma absorción de corriente. Para generar el doble de intensidad luminosa que una lámpara convencional de 55 W, se utiliza una descarga de gas de sólo 35 W. De esta manera se reduce el consumo aproximadamente en un 25%.
  • La vida útil es de unas 2.500 horas. Cinco veces más que una lámpara halógena.
  • Mediante una configuración especial del reflector, visera y lente se consigue un alcance superior y una zona de dispersión más ancha en la zona de proximidad. De esta forma se ilumina mejor el borde de la calzada, lo cual reduce la fatiga visual del conductor.
Precauciones
  • Debido a que la lámpara de descarga de gas recibe tensiones eléctricas de hasta 30.000 voltios, es imprescindible extremar las medidas de seguridad. El faro con cámara de descarga de gas y el bloque de encendido tienen rótulos de aviso a este respecto.
  • Debido a la alta potencia luminosa de este tipo de lámparas, se debe evitar la observación directa y frontal del faro.
  • Desconectar el borne negativo de la batería antes de proceder al desmontaje o instalación.
  • Si el faro de xenón está encendido, no tocar la instalación, la bombilla o el enchufe sin protegerse las manos con guantes.
  • Si el faro de xenón está encendido, no tocar la instalación, la bombilla o el enchufe sin protejerse las manos con guantes.
  • No realizar tareas de mantenimiento en el faro de xenón con las manos húmedas.
  • Para encender el faro de xenón, la lámpara debe estar instalada en su alojamiento (nunca encender el faro con la lámpara de xenón fuera de éste).
  • Asegurarse de instalar la lámpara de forma adecuada, si se instala de forma incorrecta, pueden producirse fugas de alta tensión que deteriorarían la lámpara y el enchufe.
Faros con lámparas de descarga de gas bixenon


En los sistemas anteriores no era posible generar las luces de cruce y carretera con un sola lámpara de descarga de gas. No se podía modificar el límite claro-oscuro durante el funcionamiento.
Ahora es posible utilizar la luz de xenón para cruce y carretera, haciendo intervenir un obturador mecánico “shutter”, cuya posición se conmuta por medio de un electroimán.


Con este mecanismo obturador se cubre una parte de la luz generada por la lámpara, para configurar así la luz de cruce. Al pasar el mecanismo a la posición de carretera se deja pasar la totalidad de la luz generada por la lámpara.

Se sigue manteniendo una lámpara H7 para la función de ráfagas, ya que la bombilla de xenón, debido a las características de inflamación del gas para la producción de luz, no puede trabajar en la función de apagado y encendido rápido.


Regulación automática del alcance luminoso

Para evitar la posibilidad de deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario, la legislación obliga a que los vehículos con faros de descarga de gas dispongan de un sistema regulador automático de alcance luminoso.



Función de emergencia

Si se presenta alguna avería eléctrica en la regulación automática del alcance luminoso, los servomotores del sistema desplazan automáticamente el enfoque de los faros a su posición más baja. De esta forma, el conductor se da cuenta de la avería.

Sustitución de una lámpara

Esta operación debe realizarse en el taller. Los fabricantes suelen sujetar las tapas con tornillos torx para que el conductor no sustituya la lámpara.


El trabajo no encierra dificultad especial, hay que respetar las normas de seguridad descritas con anterioridad y consultar la documentación del fabricante respecto al proceso de desmontaje.