30 noviembre 2006

Otoño en el río Duero


Este especial paisaje es el que habitualmente contemplo cuando voy a correr. Se trata del río Duero. A su lado se encuentra el Canal del Duero, que suministra el agua a Valladolid.
Es una zona bonita en cualquiera de las estaciones del año.
Se encuentra a unos 25 Km de Valladolid.
Merece la pena perderse, aunque sea solo, por estos lugares, tanto en verano como ahora en otoño.

El castillo de Cuellar


Aqui aparecen algunos de los monstruos del Castillo de Cuéllar, Segovia. No viven allí, fueron de visita a conocer a otros monstruos que viven en las bodegas y en las mazmorras del castillo.
Se trata de una visita escenificada al castillo de la localidad citada. La verdad es que merece la pena.
Junto a la visita anterior se realiza otra a una ermita de estilo mudejar. En ella un excelente audiovisual multimedia nos cuenta los orígenes del pueblo... y algo muy sorprendente: LA COEXISTENCIA PACÍFICA de las tres religiones más enfrentadas en la actualidad: judía, mahometana y cristiana,
¡Cuanto tienen que aprender nuestros líderes políticos y religiosos actuales de aquello tiempos!.
Y quien no lo crea, que lea "El mozárabe" de Sánchez Adalid (trata sobre la España del siglo X en Córdoba). Un ejemplo de paz en la diversidad religiosa y cultural.

Unos días en La Manga


Aqui figuran mi hermanita Nines y mi sobrina, Nur, con quienes tuve la suerte de poder pasar unos días (mmm... horas?) en La Manga.
Estan en una zona en la que las corrientes mediterráneas depositan enormes cantidades de algas marinas.
La Manga (Murcia, España) es una estrecha lengua de tierra, en algunos lugares de menos de 100 metros y una lñongitud de unos 18 Km, entre dos mares: el Mediterráneo y un mar interior, una laguna natural, el Mar Menor. Lugar con una excelente temperatura todo el año... pero si un arbol. Demasiado asfalto.
Para la próxima creación de la tierra y de la humanidad, debemos evitar que esto vuelva a suceder. Al menos, podremos tiestos!!!